Oviedo. Paraíso astur

IMG_2460La capital del Principado de Asturias es un lugar perfecto para perderse unas horas, incluso unos días en el interior de una región rica en naturaleza, patrimonio y gastronomía.

Oviedo es eclipsada en ocasiones por su vecina Gijón, ubicada esta última en la costa del mar cantábrico, o por otras localidades situadas en entornos naturales espectaculares, como los Picos de Europa por citar uno. Sin embargo la ciudad carbayona es digna de ser visitada y conocida.

Se puede decir que toda ruta que discurra por Oviedo partirá del Campo San Francisco, un parque urbano al que es fácil acceder tanto si llegamos en vehículo particular como si lo hacemos en tren o autobús. En dicho emplazamiento comenzamos a sentir la ciudad, su vitalidad y su embrujo. No obstante, muy cerca del parque se sitúa el edificio más conocido de la ciudad; el Teatro Campoamor, de finales del XIX. En él se entregan anualmente los premios Príncipe de Asturias, presididos, como no, por la persona que les da nombre, Felipe de Borbón, acompañado por su esposa la Princesa de Asturias, quien además de ostentar el titulo es asturiana de nacimiento.

Sigue leyendo

Semana en Asturias

SEMANA EN ASTURIAS.

El pasado verano nos dispusimos a pasar una semanita en el Principado de Asturias. Esta tierra da para mucho más pero el tiempo de cada uno es lo que debemos adaptar. A pesar de ello, en mi opinión en una semana da tiempo a poder admirar la gran mayoría de la provincia.

Nuestro pequeño viaje lo comenzamos en la villa marinera de Ribadesella, la cual elegimos como centro neurálgico de nuestra estancia en tierra Astur. Esta villa es pequeña a la vez que acogedora  Destaca sobre todo por su carácter marinero y por tanto lo más llamativo de ella es lo relacionado con el mar; su playa (es curioso ver como con la pleamar el agua se traga la arena hasta topar con el muro del paseo y hacer desaparecer literalmente la playa), el puerto, el paseo marítimo  las casas nobles de este paseo (hoy muchas reconvertidas en hoteles) y los acantilados y despeñaderos.

No podeís estar en esta localidad sin visitar el alto del Corberú y las maravillosas vistas que hay desde el. Se sube en seguida por unas escaleras que dan a la ermita de su cima. Mientras llegamos al comienzo de estas escaleras desde el puerto, veremos en las pardes los 10 murales del pintor Mingote, que reflejan la historia de la villa.

En el interior de la villa merece la pena dar un paseo por su casco, ver el ayuntamiento, la iglesia, las casas y sentarse en una terracita a tomar una sidra de la tierra.

Es recomendable también realizar el descenso del rio Sella, que une las localidades de Arriondas y Ribadesella (unos 14 Km).

El segundo dia lo dedicamos a visitar las dos grandes ciudades del principado: Oviedo, la capital y Gijón.

Comenzamos por Oviedo, la más cercana geograficamente a nuestro punto de salida. Lo más destacable de esta ciudad es su parque y casco antiguo. En el casco se encuentran el Ayuntamiento, iglesias, el mercado, el teatro Campoamor, el auditorio Principe Felipe, etc además de las muchas estatuas que hay repartidad por la ciudad carbayona.

Tras la comida nos dirigimos a Gijón, la ciudad mas poblada de Asturias. Aparcamos en el estadio de fútbol  El Molinón, y accedimos a la ciudad pasando por el parque de Isabel la Catolica, el cual merece la pena visitar. Llegamos a la playa por excelencia de la ciudad, la Playa de San Lorenzo y paseamos por el “Paseo del Muro”, que recorre la playa de extremo a extremo, para llegar al ayuntamiento y la antigua pescadería. Pasamos junto a la iglesia y las antiguas murallas romanas, para subir hasta un pequeño alto de muy fácil acceso, donde esta ubicado “Elogio del horizonte”, una monumental escultura de Eduardo Chillida.

Deshaciendo el camino bajamos de nuevo hasta el nivel del mar y regresamos a nuestro punto de partida introduciéndonos en las calles de la ciudad y dejándonos envolver por su encanto y armonía.

A ultima hora de la tarde regresamos a nuestro centro, no sin antes desviarnos un poco de la autopista y subiendo al mirador del Fito. Un lugar maravilloso donde se aprecian unas vistas emblemáticas y te sientes “por encima de las nubes”.

El tercer día de nuestra estancia fue sin lugar a dudas el más duro de todos, un día para los amantes de las rutas a pie. Tocaba la Ruta del Cares. Una ruta que sigue el curso del río Cares entre las localidades de Poncebos y Caín (León). La duración media de esta travesia es de 6 horas, aunque nostros la realizamos en 5 y media. Tiene tramos de mucha extrechez y rampas peliagudas pero en general es una ruta agradable en la cual se disfruta de un paisaje precioso y ante todo natural.

Nuestro cuarto día fue bastante más relajado. Subimos a los Lagos de Covadonga, visita obligada para quien pare por Asturias. Disfrutamos de los dos lagos, Enol y Ercina, de las antiguas minas y de la fauna del lugar, que es la que “manda” por allí.

La tarde la dedicamos a visitar Covadonga, la Santina. La magnifica catedral y la pequeña ermita en la roca donde descasa la virgen, de verdad que impresiona el emplazamiento.

También hubo tiempo para los acontecimientos deportivos ya que nuestra estancia coincidió con el paso de la Vuelta ciclista a España, de la cual fuimos a ver en Cangas de onis y el Rallye internacional Principe de Asturias que también estuvimos viendo.

El ultimo día lo aprovechamos en la comunidad vecina, Cantabria, la cual debiamos atravesar por completo en nuestro regreso a casa. Pasamos la jornada en el parque de la naturaleza, en Cabarceno.

Con esto finalizamos nuestro viaje de una semanita a Asturias; nos dejamos algunas cosas en el tintero pero disfrutamos de la mayoría de privilegios que nos brinda la tierra de Don Pelayo.

FOTOS