Llegar en autobús a Sarajevo

Últimamente he recibido varios mail y mensajes privados preguntándome sobre la peculiaridad de arribar a Sarajevo en autobús, por ello me he animado a escribir esta pequeña reseña que sirva de ayuda a futuros viajeros.

El autobús es una buena forma de ir a Sarajevo, sobre todo si se esta haciendo un tour por los países balcánicos de la antigua Yugoslavia.

La estación central de autobuses de Sarajevo esta en el centro, junto a la de trenes y cercana al casco antiguo. Desde ella operan vehículos con destino o llegada en otras ciudades de Bosnia, croacia y Eslovenia, así como de otros países europeos más lejanos. El problema se plantea cuando llegamos desde Serbia o Montenegro, pues nos dejaran en una terminal lejana al centro de la ciudad y muy cerca del aeropuerto. Es la Terminal de Lukavica.

MOSTAR. El puente hacia la libertad.

A las 9 de la mañana estábamos impacientes en la estación de autobuses de Sarajevo, en media hora saldríamos hacia Mostar, una ciudad que nos apetecía mucho.  Al igual que nosotros había algún turista más esperando con ansia.

El autobús salió puntual y nos llevó por una carreteras que atravesaban pequeños pueblos y ofreciéndonos paisajes muy bellos.

Alrededor de las 11:30 llegamos a la estación de Mostar. Tras bajar del bus y recoger nuestro equipaje, lo primero que hicimos fue comprar los billetes para ir, al día siguiente, a Dubrovnik. Tras salir de las taquillas estudiamos un plano de la ciudad que hay en un panel y comenzamos a caminar en dirección al casco histórico y su famoso puente, en busca de un alojamiento.

SARAJEVO. Resurge de sus cenizas

Nueve horas de autobús por unas carreteras desastrosas, imposible pegar ojo. Eran las 6 de la mañana cuando el autobús nos dejó en una pequeña terminal muy lejana al centro de la ciudad. Nosotros ya sabíamos que esto sucedería, gracias a los diarios que habíamos leído, como por ejemplo el de El Rincón de Sele, pero mucha gente no tenía conocimiento de ello y sus caras de desconcierto eran curiosas cuando menos.

Tras un buen rato llegamos a la ciudad. Caminamos sin destino esperando ver algún cartel de hotel que nos sedujera. Hubo uno que lo hizo y donde acertamos de pleno. El Hotel Astra. Un buen hotel, muy bonito, decorado y equipado a la perfección y con una ubicación excelente, en el centro, en el barrio de Bascarsija.

Tras ubicarnos, y darnos una ducha que nos hacía falta tras dormir en un autobús, fuimos a dar una vuelta de reconocimiento por el centro de Sarajevo.

Sigue leyendo