De pueblo en pueblo. Haro. cápitulo 15

HARO, CAPITAL DEL RIOJA

“Ya estamos en Haro, que se ven las luces”.

Con esta frase advertían los viajeros del siglo XIX que estaban llegando a la Capital del Vino. Haro fue, junto a Jerez de la Frontera, la primera población en contar con alumbrado eléctrico. Debido en gran medida a la influencia recibida de Francia y sus bodegueros, que vieron en esta región una lugar perfecto donde salvar las maltrechas cosechas vinícolas francesas.

La ciudad riojana se encuentra en la denominada Rioja Alta, zona fronteriza con tierras vascas (Álava) y Castellano leonesas (Burgos). Sigue leyendo

Oñati, la Toledo vasca

Oñati es una villa situada en el sudoeste de Gipuzkoa, en la comarca del Alto Deba o Debagoiena en Euskera, a 73 kilómetros de Donostia/San Sebastián y a 64 de Bilbao.

Fue Villa del Señorío perteneciente a la familia Gevara y entre los siglos XV y XIX Condado. Ese estatus de Condado permitía a los condes disfrutar de privilegios sobre el pueblo llano, algo que a los vecinos de Oñati no gustaba demasiado. Cobraban tantos impuestos como querían, nombraban a su antojo a las autoridades civiles y eclesiásticas e impartían justicia a su antojo. Las protestas y motines fueron continuas, pero siempre aplacadas por los condes. Los vecinos querían anexionarse bien al territorio de Álava o de Gupúzcoa.

No fue hasta 1540 cuando se solicitó legalmente la incorporación a Gipúzcoa. Tampoco sirvió de mucho la vía legal, ya que el pleito fue perdido por los vecinos de la villa, teniendo que esperar hasta la abolición de los derechos señoriales en 1845, para ver cumplida su petición. Sigue leyendo

De pueblo en pueblo. La Alberca. Cápitulo 14

Situada a los pies de la Peña de Francia, como recibiendo los cuidados de la Virgen a quien allí arriba se le dedica un santuario.

La Alberca ha sabido pasar los años sin perder su esencia, las casas originales del siglo XVIII, porticadas muchas de ellas y con un estilo constructivo muy peculiar, destacando la madera vista en sus fachadas.

A diferencia de la tónica habitual en otros pueblos, las casas de La Alberca no muestran en sus portadas escudos blasonados de familias nobles o guerreras, sino que cuentan con motivos e inscripciones religiosas. Esto provoca diversas teorías, una cree que se trata de una localidad muy religiosa y otra promulga que fue repoblada tras la Reconquista por conversos que deseaban proclamar su adhesión a la fe cristiana, más por conservas su tierra que por creencia real.

Sigue leyendo

De pueblo en pueblo. Gernika. cápitulo 13

Gernika sufre aún hoy el imborrable recuerdo de aquél 26 de abril de 1937.

Tras ser silenciadas durante más de cuatro décadas, las voces de los y las gernikarras se alzan atronadoras, con el apremio de una muerte que se les avecina más pronto que tarde.

Las palabras brotan atropelladas sus gargantas, hoy altavoz, más que de la cabeza, del corazón. No desean que su historia caiga en el olvido y tratan de sustituir las cifras y el cruce de acusaciones, por relatos más íntimos, vivencias personales que no aparecen el los libros bélicos pero, que para ellos son la esencia de la comprensión de aquella fatídica tarde de un lunes de mercado.

Gernika esta ligada al bombardeo y lo estará ni se sabe por cuanto tiempo más. No desea olvidar (aunque si conciliar) pero si que desea dar a conocer a las gentes de fuera del País Vasco que es y que fue mucho más que los aviones de la Legión Condor escupiendo fuego desde el cielo y sus funestas consecuencias.

Al llegar a la villa un cartel nos indica que estamos entrando en la “Ciudad de la Paz” (Bakearen Hiria, en euskera). Lo mejor es buscar aparcamiento entre calles o en el parking situado junto la comisaria de la Ertzaintza y disponerse a visitar la localidad a píe.

Sigue leyendo

De pueblo en pueblo. Enkarterri. Cápitulo 12


La comarca de las encartaciones (Enkarterri en Euskera) se encuentra en la zona más occidental de Bizkaia. La podemos dividir en dos; la parte septentrional (Karrantza, Lanestosa, Trucios, Sopuerta y Galdames) y la parte meridional (Balmaseda, Zalla, Güeñes, Arcentales y Gordexola).

La zona es rica en patrimonio cultural y natural, así como poseedora de una variada gastronomía. En sus municipios podemos encontrar lugares de interés variado; edificios religiosos, civiles, cuevas prehistóricas, museos, parques naturales o un centro educativo y de recuperación de especies.

UN POCO DE HISTORIA

Cuenta con un rico pasado histórico, pero no se sabe a ciencia cierta cuando comenzaron a caminar juntos estos municipios. Su antigua Casa de Juntas de Abelleneda nos da una pequeña pista y nos acerca en el tiempo. Es una construcción de finales del XIV, lo que nos hace pensar que fue en el XV o XVI cuando los concejos se unieron.

Los representantes de los municipios se reunían en la Casa de Juntas de Abellaneda (cuya ubicación no es casual, sino que responde a una situación de fácil acceso para los vecinos de toda la comarca) para tratar temas que atañían a Las Encartaciones y solo acudían a Juntas Generales en Gernika cuando se debía tratar asuntos que concernían al Señorío de Bizkaia.