Monte Igeldo

bahiaNo trataré en este post de describir las bondades de la capital donostiarra, más que nada porque ya lo hice en el post referente a la ciudad y en otro en que hablaba sobre los 5 lugares que más me gustan de nuestro estado, pero si que quiero mostraros un lugar especial, el sitio desde donde se consiguen las mejores vistas de una de las ciudades más bellas de nuestro territorio; El monte Igeldo.

A los pies del monte, y antes de acometer su ascensión, podemos disfrutar de una de la obras más reconocidas de la ciudad; el Peine Del Viento (que no peine de los vientos como algunos lo confunden). Situado al final del paseo dedicado al padre de la obra, Eduardo Chillida, donde el hormigón se acaba y el mar comienza su reino, goza de una ubicación perfecta para comprender el significado del conjunto de tres esculturas que componen la obra.

 peine

Para llegar a la cima de Igeldo tenemos varias opciones. Podemos acceder en nuestro vehículo privado, caminando aproximadamente dos kilómetros o en el funicular. Esta ultima el la opción más habitual y sobre todo la más pintoresca.

El funicular fue creado en 1912 y aún conserva su imagen exterior, de la cual destacan los coches de madera. Se dice de él, y creo yo que con total acierto, que es el que mejor ha sabido conservar su estado original de cuantos existen en el país.

Desde sus terrazas, en días claros, nuestros ojos alcanzaran a ver desde el Cabo Matxitxako, en Bizkaia, hasta Las Landas francesas, amén de la maravillosa Bahía de La Concha, presidida por su playa homónima y la isla de Santa clara (lugar de recreo en el que disfrutar de sus senderos, merenderos e incluso del bar habilitado en el islote).

Para los visitantes puede ser simplemente eso, un mirador excepcional, un promontorio o un escape de la urbe, pero para los donostiarras, Igledo, es mucho más. Es el recuerdo de su infancia, es la añoranza de cuando no tenían más preocupaciones que el disfrute de la vida.

santa

Originalmente, en 1912, se construyó en esta atalaya un casino – restaurante, que hoy a dejado paso al Hotel Monte Igeldo, de 4 estrellas, más tarde fue recinto de bailes y finalmente reconvertido en el parque de atracciones que entretiene a los jóvenes gipuzkoanos. Hoy conviven aquellas antiguas atracciones con otras más modernas, así como servicios varios que hacen la estancia en lo alto de Igeldo más agradable.

Además de las atracciones nos encontraremos con El Torreón, un faro al que podremos acceder. En su interior se muestra un pequeña exposición sobre el modo de vida y costumbres en tiempos aún no muy lejanos y desde cuya terraza las vistas son preciosas. Pero si no queremos pagar los 2€ que cuesta la entrada, no debemos preocuparnos, porque las vistas desde fuera también son espectaculares.

Datos prácticos.

El precio de la entrada al parque el de 2,20€ a día de hoy, accediendo a píe o en coche. Si llegamos en el funicular, la entrada esta incluida en el precio del billete.

* Tarifas del funicular: Ida y vuelta: 3€ adultos, 2,25€ niños

Billete sencillo: 1,65€ adultos, 1,25€ niños

* Horarios del funicular:Los horarios del funicular varian dependiendo de la época del año y los días festivos o laborales. Aquí os dejo el calendario de 2013.

* El parque también tiene su horario, no pudiendo acceder simplemente cuando nosotros lo deseemos y que además no tiene porque coincidir con el del funicular. Os dejo la tabla referente a 2013.

* Para más información su web es: www.monteigeldo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s