Nacimiento del río Asón

En el interior de Cantabria, colindando con tierras vascas y castellanas se encuentra uno de los parajes más agradables para los amantes de la naturaleza, el Parque Natural de los Collados del Asón. Ubicado en el termino municipal de Soba, este espacio natural esta claramente caracterizado por sus formaciones derivadas de la acción glaciar y un especial Modelado Kárstico que le confiere una imagen una morfología muy llamativa.

La acción del hombre ha sido escasa en este territorio y ello ha permitido la gran afluencia de especies de flora y fauna. Hayas, algún que otro roble y encinas forman este bosque atlántico caducifolio, mientras que jabalíes, corzos, buitres o águilas pueden verse corretear o sobrevolando sus limites.

Sin embargo uno de sus mayores atractivos no puede apreciarse a simple vista, deberíamos introducirnos en las profundidades de la tierra para descubrir la intrincada red de cavidades y simas que el paso de los años y la acción de la naturaleza han formado en el subsuelo. Aunque no se sabe con exactitud, pues aún están por descubrir en su totalidad, se habla de unas 4500 cuevas y 150 kilómetros de galerías. 

Pero en esta ocasión lo que nos trae hasta aquí es el río Asón que nace en la boca de una cueva y da al mar, 44 kilómetros después, mediante las ría de Limpias y las Marismas de Santoña. Poco después de su nacimiento se produce un espectacular salto de agua  que salva aproximadamente 70 metros de desnivel. Ese salto de agua es el objetivo de nuestra excursión.

Para llegar hasta el punto de partida de nuestra ruta tomamos la N – 629 hasta Ramales de la victoria y allí nos desviamos por la CA – 261 en dirección Arredondo. Una vez en Arredondo abandonamos esta carretera, que nos llevaría al alto de Alisas, por donde alguna vez ha pasado la Vuelta ciclista a España. Una señal nos muestra la dirección que debemos tomar para llegar a la localidad de Asón. Pasado el núcleo de Asón debemos continuar por un camino de tierra perfectamente transitable, que abandona la carretera por nuestra derecha, bien señalizado mediante un tablilla de madera que indica “PR S – 14” y una señal azul de “Viviendas rurales las casucas de Asón). Por este camino se llega hasta el barrio de San Antonio, donde aparcamos nuestro vehículo y comenzamos a caminar.

Cabe recordar que este itinerario es para aquellos que como nosotros vengan del este de Cantabria, País Vasco o cualquier otro lugar que les haga pasar por Bilbao. Para quienes vengan de zonas más al oeste de Solares o más al sur de la autopista A8, la referencia siempre ha de ser la localidad de Arredondo.

Parece complicado pero con este mapa se ve todo mucho más sencillo.

Lo primero que debo decir es que la ruta esta perfectamente señalizada, incluso en aquellos puntos donde el bosque es más cerrado y pudiera ser más sencillo perderse encontramos señales con muy pocos metros de diferencia, viendo la siguiente desde la anterior para que así no haya lugar a dudas. Chapeau por quien se ha encargado de ello. Hemos de seguir siempre el sendero PR S – 14 y las marcas blancas y amarillas.

Como ya hemos dicho comenzamos tras el barrio de San Antonio, con sus características viviendas y la ermita. Poco después de las casas debemos cruzar el río por un puente, un puente que tiene unas vayas para impedir el paso del ganado y que es imprescindible dejar cerradas.

 

Caminamos por una senda que nos lleva entre cabañas de pastoreo, tan típicas de esta zona y pastizales. Si levantamos la cabeza apreciaremos el modelado Kárstico tan singular de este Parque Natural. Este proceso es debido a la acción del agua en las rocas durante miles de años.

Sin embargo, como habíamos comentado, la acción más espectacular de este complejo kárstico no es tan fácil de apreciar. Esa serie de cavidades subterráneas y simas en proceso de exploración tiene aquí sus entradas más conocidas. Por desgracia las últimas noticias que que tuvieron relevancia de este lugar a nivel nacional no fueron nada agradables, ya que cuatro espeleólogos madrileños se perdieron aquí este verano, por suerte todo acabo bien.

Volviendo a lo que nos interesa, que es la ruta hacía el nacimiento del Asón, siempre al aire libre, para que no se asusten los claustrofóbicos, nos introducimos en una zona boscosa más cerrada donde predominan las hayas, aunque podemos ver abedules, encinas y alguna que otra especie más.

Después de unos minutos alejados del río nos volvemos a situar a su lado para que nos acompañe hasta el punto álgido de nuestra ruta, la Cascada.

Llegamos a una señal que nos indica el camino a seguir en dirección a la cascada y la senda comienza a empinarse, es el tramo más duro pero se hace bien. Ascendemos entre rocas y árboles que hacen más amena la subida, teniendo que cruzar el río en alguna ocasión con la única ayuda de las piedras que resisten su corriente. Además el ruido del agua al chocar contra en suelo en su salto suicida ya se deja notar, lo que acrecienta nuestras ansias de llegar y no detenernos.

Merece la pena; Una vez que llegamos el premio es mayúsculo. El agua cayendo virulentamente, salvando el desnivel que existe, una prueba más que la naturaleza le impone en su camino al Mar Cantábrico. Al pie de la imponente Cola de Caballo de aproximadamente 70 metros, conocida también como Cailagua, la sensación es indescriptible. El agua cae libre, acariciando la inmensa pared que la protege y mojándonos a quienes osamos ponernos a sus píes.

 

Cualquier época es buena para hacer esta ruta, aunque el invierno puede ser la estación menos recomendable, siendo la primavera la más propicia, gracias a que el deshielo hace que bote mayor cantidad de agua, haciendo más espectacular la escena.

Para regresar a nuestro vehículo hemos de dar la vuelta y regresar por donde hemos venido.

Son unos 4, 5 kilómetros de ida y otros 4,5 de vuelta de los cuales la mayoría se realizan por caminos y senderos en buenas condiciones. Solo la parte final puede entrañar mayor dificultad, debiendo tener especial cuidado al vadear el río en épocas de lluvia cuando el caudal es mayor.

Esta perfectamente señalizado mediante balizas y marcas blancas y amarillas en las piedras o arboles, de tal manera que fácilmente sean visibles.

Anuncios

2 pensamientos en “Nacimiento del río Asón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s