Catedral de Burgos

En Burgos se encuentra la tercera catedral de España por tamaño y la única en el país que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad en solitario, sin estar inscrita junto a un casco histórico u otros edificios.

Un templo gótico con influencias francesas, alemanas y holandesas. Fundado en el siglo XIII pero continuado a lo largo de tres siglos más.

No es otra que la CATEDRAL DE SANTA MARÍA DE BURGOS.

En 1221 comenzó su construcción por mandato de Fernando III, el Santo y el obispo D. Mauricio, siendo consagrada 39 años más tarde, en 1260. Inmediatamente se sucedieron diferentes ampliaciones. Destacan el magnifico claustro y varias capillas como las de Los Condestables o la de Santa Tecla en el interior del templo. En el exterior gozan de mayor vistosidad las las agujas de la fachada principal y el cimborrio del crucero.

Antes de visitar el interior es menester contemplar durante unos instantes el exterior. En la Plaza de Santa María su fachada principal con la puerta de Santa María (que da nombre a la Catedral) y las dos torres que son exactamente iguales. A pesar de ser esta la entrada principal al templo, esta reservada para los actos de culto, las visitas turísticas comienzan en la entrada situada en la fachada sur, la Puerta del Sarmental, la mas bonita de las cuatro con las que cuenta y dedicada al Cristo Maestro.

Accedemos al brazo sur del transpto, punto desde el que apreciamos la belleza del rosetón que corona la portada.

El recorrido esta perfectamente señalizado y nos va llevando por las diferentes capillas y salas de la Catedral. Nos introduce en la de San Juan de Sahagún con un bello retablo del XVIII.

Pasamos a la zona reservada al culto introduciéndonos en la capilla del Santo Cristo, también vemos en esta zona el famoso Papamoscas (muñeco que abre y cierra la boca cuando el reloj da las horas) y la capilla de Santa Tecla.

Regresamos a la zona turística y la capilla de la Concepción nos recibe. Destaca por su lujoso retablo flamenco. Junto a esta la Escalera Dorada (salva el desnivel entre el suelo y la puerta de la Coronería.

Frente a la escalera se haya la nave central, el crucero. En lo alto se levanta el cimborrio con forma de bóveda de estrella calada por el que entra la luz exterior al interior y del que Felipe II dijo: “Más parece hechura de ángeles que de hombres”. Gran hombre era el que reposa eternamente bajo el Cimborrio. Los restos del CID Campeador y su esposa Doña Jimena descansan en un sencillo sepulcro que para nada hace honor a la vida de tal personaje.

 

A un lado a la nave el Retablo Mayor del siglo XVI y al otro el Coro, de 103 magnificas sillas talladas en nogal. En el centro la estatua del obispo D. Mauricio, gran propulsor de la Catedral.

 

Caminando entre otras capillas nos sorprende, en la parte posterior del Retablo Mayor, la Girola y sus relieves de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Antesala perfecta para la capilla por excelencia del templo; la de los Condestables. Un alarde de belleza, los tres retablos que la flanquean, las robustas columnas, los muros profusamente decorados, su bóveda estrellada o las estatuas yacentes de Los Condestables (fundadores de la capilla) son una delicia para los sentidos.

El recorrido nos dirige ahora a la zona del Claustro y el Museo Catedralicio. Este ultimo se encuentra repartido en varias capillas, en las que podemos observar una colección de tapices, retablos, pinturas, cruces, cálices o documentos, entre otras cosas.

Desde estas capillas se pasa al Claustro bajo donde se encuentra el Área de Interpretación, donde encontraremos diferentes objetos, como paneles o maquetas, que nos harán comprender el proceso de construcción de la Catedral a lo largo de los años. Aquí están algunas de las estatuas originales de la fachada principal que fueron retiradas de su emplazamiento para protegerlas de las inclemencias meteorológicas.

 

En este punto finaliza la visita al templo que en 1984 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO adecuándose a varios criterio de selección.

HTML POSTAMIGO
Mis viajes y sensaciones – La catedral de Burgos
Anuncios

4 pensamientos en “Catedral de Burgos

  1. Lo que me sorprendió son las dimensiones de todo el recinto!!! desde fuera no lo puedes apreciar, incluso no parece tan grande… Pero es enorme!

    De las cosas que más me gustaron fue la escalera forjada, pero es que cualquier capilla o rincón merecía la pena. No me gusta pagar para ver iglesias, aunque he de reconocer que mereció la pena. Además te daban la entrada para el museo del libro, que aunque no es nada del otro mundo, no está mal…

    La escapada de este finde la acabamos en el monasterio de Santo Domingo de Silos que también me gustó mucho y estuvimos esperando a las siete de la tarde para escuchar una oración cantada de los monjes, que no fue nada del otro mundo, pero estuvo bien.

    Un abrazo!

  2. A mi me pasa lo mismo que a ti, no me gusta pagar por ver iglesias, sobre todo cuando en otro países son gratuitas incluso las grandes catedrales.
    De acuerdo en lo de las dimensiones. En su exterior parece estar encajonada en la plaza y entre los edificios de alrededor, eso hace que por dentro parezca mucho más grande.

    A mi una de las cosas que me llamo la atención fue la sencilla losa que guarda los restos del CID; con toda la historia – leyenda que tiene a sus espaldas, con toda la importancia que tiene el personaje, para España en general y para Burgos en particular, su “sepulcro” no le hace ninguna justicia.

  3. Pingback: BURGOS Por tierras de España VI | goikoviajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s