Valles Pasiegos y Vega de Pas

Los Valles Pasiegos se encuentran en Cantabria, limitando al sur con la Comunidad de Castilla y León mediante la provincia de Burgos. Están formados por tres valles; Valle de Pas, Valle de Pisueña y Valle de Miera, que a su vez están integrados por dieciséis municipios, siendo algunos de los más famosos, Puente Viesgo, Vega de Pas, Villacarriedo o San roque de Riomiera.

La comarca goza de un espectacular paisaje conjuntado con arquitectura típica de la zona y una especial gastronomía.

Es posible realizar rutas por varios Senderos o callejear por sus pueblos, así como visitar cuevas con pinturas rupestres que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Cueva del Castillo, De las Monedas, Sopeña), pero si hay un elemento característico de los Valles Pasiegos, son sus cabañas.

Construidas para la explotación de la ganadería pasiega, de carácter trashumante. Las familias ganaderas debían trasladarse en busca de pastos para los animales y por eso edificaban estas cabañas en diferentes puntos de los valles, para hacer más fácil su labor.

Son sencillas, construidas en piedra para soportar las condiciones climatologías de la zona y dotadas de dos plantas; la inferior destinada a los animales y la superior a las personas.

Sin embargo, no todo aquí son cabañas. En los pueblos es fácil encontrar palacetes de estilo montañes y casa blasonadas.

También pertenece a los limites geográficos de los Valles Pasiegos el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, donde conviven más de cien especies de animales en semilibertad y que merece un post aparte.

Su gastronomía tiene como productos bandera los Sobaos y las quesadas, pero no podemos obviar el cocido pasiego o los quesos de la comarca.

Paseando por sus calles o sus senderos, pronto nos sentiremos como pasiegos de toda la vida, pues sus gentes nos harán amena la visita y nos trataran como si fuésemos vecinos de siempre.

VEGA DE PAS

 

En nuestra ultima visita a los Valles, nos detuvimos especialmente en Vega de Pas. Esta pequeña localidad, que no alcanza los mil habitantes, es rica en patrimonio, gastronomia y naturaleza.

En ella se mantienen las formas de vida de tiempos pasados, lo que la hace aún más atractiva a los ojos del visitante.

Llegamos a la localidad tras pasar el Puerto de la Braguía, en cuyo alto, a 720 metros, se observan unas vistas maravillosas de los valles.

La visita se inicia en la Plaza del Doctor Madrazo, dedicada al ilustre vecino de Vega, nacido aquí en 1850. Este doctor realizo su carrera en la Universidad de Valladolid, ejerciendo después en Francia o Alemania. A su regreso a España decide opositar a la Cátedra de Cirugía pero sus ideales progresistas le perjudican en su objetivo, así como también le perjudicarían más tarde a la hora de ejercer en diferentes lugares. Aún con todas las trabas que le pusieron en el camino, su talento le abrió paso y consiguió una notable fortuna. Regresó a Vega de Pas, donde fundó un sanatorio y otro en Santander, donde esta vez si, pudo introducir las técnicas medicinales aprendidas en Europa.

En la plaza se encuentra el ayuntamiento, la iglesia del siglo XVIII y una serie de casas en las que destacan sus grandes cristaleras y sus tejados de pizarra.

Siguiendo el curso que nos marca la carretera, nos topamos a la izquierda con un busto en honor del Doctor Madrazo, si elevamos la vista veremos las ruinas del sanatorio que el mismo fundó.

 

Entre las construcciones de Vega de Pas nos encontramos con el Museo de las Villas Pasiegas, en el cual se muestra una típica cabaña con todos sus elementos.

Cerca del pueblo se encuentra una de las construcciones más polémicas de este país en la época del franquismo: El túnel de la Engaña.

Este túnel de casi siete kilómetros de longitud, se concibió como el paso que uniría Santander con el mediterráneo, pero nunca se llegó a inaugurar. Une las poblaciones de Vega de Pas y Pedrosa de Valdeporres, en Burgos.

Las obras fueron realizadas en su mayoría por reclusos republicanos, que construyeron en primer lugar dos poblados, uno en cada localidad, para hacer vida en ellos.

La construcción del trazado en el que se encuentra el túnel se prolongó durante 17 años, años tirados a la basura para algunos de quienes allí trabajaron y vidas perdidas inútilmente para quienes allí perecieron, pues nunca vieron estos lares el paso de un ferrocarril. Sin embargo si que hubo ocasiones en los que el túnel fue atravesado por camiones, obligados por el cierre de una carretera de montaña cercana.

Actualmente su estado es lamentable y un derrumbe en su interior hace imposible atravesarlo.

En la parte cántabra se encuentra la estación de Yera, que tampoco llegó a utilizarse nunca y se encuentra en estado ruinoso.

 

Sin duda alguna lo mejor para disfrutar estas tierras es caminar sobre sus calles, pero también sobre sus piedras, descubrir su riqueza natural y terminar la jornada sentados a la mesa frente aun buen cocido pasiego.

Anuncios

2 pensamientos en “Valles Pasiegos y Vega de Pas

  1. Me encanta el Valle del Pas, tiene unos paisajes preciosos y unas cuevas impresionantes pero si quieres que te diga la verdad lo que más me gusta de allí son los sobaos, jejejejee. Un muy buen post que guardaré para cuando regrese ya que hay algunos pueblos que no visité!!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s